29 de diciembre de 2015

Celos

Los celos, celosamente,
se incrustaron en el alma,
y el alma perdió el sosiego
como el mar pierde la calma.
© Paolo Berruti (Foto)